“Volveré cuando tenga que ser”Noticias

This slideshow requires JavaScript.

NADA ha variado. Wilkins sigue contorsionándose sobre el escenario con unos pasos muy suyos, improvisados, simpáticos y, seguramente, inimitables. Los fanáticos que lo acompañan desde que inició su carrera hace 40 años, y los que abordaron su tren musical a través del camino, estaban allí. La Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes se llenó de arriba y abajo durante sus dos funciones este pasado fin de semana.

Wilkins comenzó la segunda función “Íntimo…Dónde Todo Comenzó” advirtiéndole a la audiencia que “este concierto en su totalidad va dirigido a la mujer”. El comentario fue festejado de inmediato por los gritos de las féminas que le declaraban su amor.

Los clásicos “Qué Me Pasa Contigo”, “Solo Una Mujer”, “Pequeña y Frágil”, “Paraíso Perdido”, “Tratándose de Ti” y “Mi Problemas Eres Tú”, fueron los primeros en el repertorio. Por sobre las expresiones de aprobación del público, se destacó la voz de un caballero que le vociferó cuanto lo amaba.
“A este lo mataría. Ay mamacita, como están las cosas”, dijo para entonar entonces “Te Mataría”, seguido de “I Feel Good” y “Un Nuevo Amor”. Cabe señalar, que a lo largo de la noche la audiencia le hacía coro en la mayoría de las canciones.

El artista se dirigió a una mesita donde lo esperaba una copita de su vino Gualicho . De regreso al centro de la tarima, pronuncio una disertación sobre esta marca y la importancia de degustarlo adecuadamente. Al concluir, dio paso a “A Quien Vas a Engañar”, “Pensamiento y Palabra” y “O Tu O Nada”, las cuales concluyó con vítores y “¡Bravo!” por parte de los asistentes.

Tras un breve intermedio, “El Rockmantico” reapareció con una chaqueta de brillo negro, que el público festejó con sus aplausos. No obstante, muy pronto se desprendería de la pieza para descoyuntarse nuevamente.

En la segunda parte de la velada musical, el artista daría comienzo con el tema “Busco Esposa”, cuyos primeros acordes los produciría en el piano. Mas no bien anunció el título de la canción, una impetuosa fanática se apresuró a anunciarle que “¡aquí estoy yo!”. Este aviso, por supuesto, arrancó carcajadas y, de la risa, Wilkins tuvo que soltar el teclado.

Antes de iniciar un medley (algunas acompañados de la guitarra), esté advirtió que tuvo que cambiar canciones en el repertorio porque algunas personas habían comprado boletos para los dos días de concierto y deseaba variar. “Si Me Comprendieras”, “Bésame Mucho”, “Hasta Hoy”, “Historia de Un Amor”, “Cada Vez Más Te Quiero” y “Antigua”, entre otras, completaron el potpurrí.

Con su habitual picardía, Wilkins disparó que “tengo la boca seca, necesito un beso”. La enamorada de la cual hicimos alusión en los párrafos anteriores, saltó para gritar ¡presente! al igual que otras candidatas aspirantes. Este aclaró entones que estaba buscando una rubia, “pero se fue”. (“¡Aquí hay una!”, insistió la mujer).

Ya en sus postrimerías, Wilkins cantó “Cómo No Creer en Dios” y “Al Borde de La Vida”. Sobre esta última dijo que la compuso en los 80’s, en un momento en que se piensa que todo termina y uno queda la borde de la muerte…”pero escribí que puede ser todo lo contrario”.

Tocó el turno al “Bella Sin Alma”, tan esperada por el público debido a la intensidad de tal dramatización.

“Fue en 1975 la primera vez que la canté…Vi una silla y me senté en ella sin saber lo que estaba haciendo…”, narró dando paso a la actuación en la que le reclama a una amante infiel. El público lo ovacionó de pie.

“Te Quiero Sin Pasión”, “Respiraré”, “El Sucesor” y “Te Amo”, anunciaban el inminente final de la noche musical. Pero la petición de matrimonio de un hombre a su compañera de 20 años y madre de siete hijos, dilató el cierre del espectáculo. La dama confesó que “le iba a dar hasta este año” para que le propusiera legalizar la unión, ya que ella se había reconciliado con el Señor y quería hacer las cosas correctamente. Enmarcado en varios comentarios jocosos, Wilkins les recomendó tomar esa noche una copa de un buen vino.

Ya a punto de bajar el telón, el intérprete vocalizó el tema “Libre”, no sin antes recordar que “hacia 8 años que no tocaba Bellas Artes”, luego de su despedida de los escenarios.
“Volveré cuándo tenga que ser”, concluyó, mientras en la pantalla se proyectaba un pensamiento suyo escrito:

“Las batallas se ganan antes de la batalla. Es una victoria interna”.

por: Helda Ribera-Chevremont
fotos: Teresa Orriola

Compartir:  FacebookTwitterEmail
     

Comentarios